¿QUÉ ES EL COACHING?

Existen muchas definiciones sobre el Coaching. También depende mucho de cómo es aplicado y por quién. Sin embargo, podemos decir que el Coaching -palabra prestada del idioma inglés que significa ‘entrenamiento’- es una relación formada entre el cliente y el Coach (o entrenador) en un proceso analítico y creativo que inspira a maximizar el potencial personal y profesional.

Un proceso de coaching es un espacio de reflexión, toma de conciencia y creatividad en el que la persona diseña sus propios objetivos y las acciones necesarias para alcanzarlos. Una de sus principales virtudes es que ayuda a ver las cosas de maneras diferentes.

Por tanto un Coach es más que un asesor o consejero. Es un acompañante de procesos. Un Coach logra que las personas sepan "qué hacer" ante circunstancias concretas y encuentren soluciones.

REVISA LA PROGRAMACIÓN

¿QUIERES DESARROLLAR TU POTENCIAL EN FUNCIÓN DE UN PROYECTO?

SIGUE ESTOS CINCO PRINCIPIOS Y CAMBIARÁS LA FORMA DE VER TU MUNDO Y EL MUNDO

  • LA FUERZA INTERIOR EXISTE

    Es poderosa, no repara en lo que otros piensan y potencia tus fortalezas para que alcances tus objetivos: se llama DETERMINACIÓN y es una fuerte decisión de continuar "pase lo que pase" que te ayuda a sentirte pleno con lo que realizas. Nacemos determinados pero nuestra educación, el miedo o la falta de seguridad nos limitan.

  • TÚ TE MERECES TODO ¡INTÉNTALO!

    A veces pensamos que no nos merecemos ciertas cosas o que el futuro y el éxito están reservados a otras personas. Y no es cierto. La verdad es que tú puedes disfrutar de un mejor futuro y mereces intentarlo.

  • MENOS ES MÁS

    Invierte poco en decisiones intranscendentes. Tu tiempo y la energía de tus pensamientos son recursos escasos y debes ser consciente en qué los inviertes. Aprende a confiar en tu intuición, aceptar que habrá veces que aciertes, otras que falles y no estresarte por ello.

  • LA MENTE CONFUNDE ÁNIMO CON ALZA DE ADRENALINA

    Si las emociones afectan el cuerpo, el cuerpo también afecta a las emociones. Si estás triste es una buena idea “forzarte” a generar adrenalina, por ejemplo corriendo o haciendo ejercicio para ir transformando tu estado de ánimo. Eres más que tus emociones y puedes influir en ellas positivamente, solo necesitas saber cómo.

  • HABLA DE TUS ERRORES

    Habla de tus errores. Deja de dar una imagen de éxito a toda costa, porque es falsa, es cansina y es mentira. Todos somos aprendices en la vida. Si no consigues un objetivo considera que lo importante es avanzar, atreverte y saber que los resultados también están sujetos a un porcentaje de azar o decisión de otros. Experimenta y aprende en vez de obsesionarte con el éxito y con el fracaso en tu vida profesional y personal.