a-einstein consulting & coaching

¿QUÉ ES EL COACHING?

Existen muchas definiciones sobre el Coaching. También depende mucho de cómo es aplicado y por quiénes. Sin embargo, podemos decir que el Coaching -palabra prestada del idioma inglés que significa ‘entrenamiento’- es una relación formada entre el cliente y el Coach (o entrenador) en un proceso analítico y creativo que los inspira a maximizar su potencial personal y profesional.

Un proceso de coaching es un espacio de reflexión, toma de conciencia y creatividad en el que la persona diseña sus propios objetivos y las acciones necesarias para alcanzarlos. Una de sus principales virtudes es que ayuda a ver las cosas de maneras diferentes.

Por tanto un Coach no es un asesor, consejero ni terapeuta. Es un acompañante de procesos. Un Coach no da consejos, ni dice "qué se debe hacer".

REVISA LA PROGRAMACIÓN

¿quieres EMPEZAR A CAMBIAR CIERTAS CONDUCTAS?

SIGUE estos sEIS consejos Y VERÁS CÓMO TUS DÍAS CAMBIARÁN POSITIVAMENTE

  • LA FUERZA INTERIOR EXISTE

    Es poderosa, no repara en lo que otros piensan y potencia tus fortalezas para que alcances tus objetivos: se llama DETERMINACIÓN y es una fuerte decisión de continuar "pase lo que pase" que te ayuda a sentirte pleno con lo que realizas. Nacemos determinados pero nuestra educación, el miedo o la falta de seguridad nos limitan.

  • TÚ TE MERECES TODO ¡INTÉNTALO!

    A veces pensamos que no nos merecemos ciertas cosas o que el futuro y el éxito están reservados a otras personas. Y no es cierto. La verdad es que tú puedes disfrutar de un mejor futuro y mereces intentarlo.

  • MENOS ES MÁS

    Invierte poco en decisiones intranscendentes. Tu tiempo y la energía de tus pensamientos son recursos escasos y debes ser consciente en qué los inviertes. Aprende a confiar en tu intuición, aceptar que habrá veces que aciertes, otras que falles y no estresarte por ello.

  • LA MENTE CONFUNDE ÁNIMO CON ALZA DE ADRENALINA

    Si las emociones afectan el cuerpo, el cuerpo también afecta a las emociones. Si estás triste, aunque no tengas ganas, es una buena idea “forzarte” a generar adrenalina, por ejemplo corriendo o haciendo ejercicio para ir transformando tu estado de ánimo. Eres más que tus emociones y puedes influir en ellas positivamente, solo necesitas saber cómo.

  • HABLA DE TUS ERRORES

    Habla de tus errores. Deja de dar una imagen de éxito a toda costa, porque es falsa, es cansina y es mentira. Todos somos aprendices en la vida. Si no consigues un objetivo considera que lo importante es avanzar, atreverte y saber que los resultados también están sujetos a un porcentaje de azar o decisión de otros. Experimenta y aprende en vez de obsesionarte con el éxito y con el fracaso en tu vida profesional y personal.